¿Qué podría pasar si ignoro al SAT?

Lectura 6 min
marzo 21, 2024

Aquí vas a encontrar:

Quién es el SAT y cuál es su función

Soy godín, ¿qué pasa si ignoro mis responsabilidades fiscales?

Soy emprendedora, ¿qué pasa si ignoro mis responsabilidades fiscales? 

Tengo dudas, ¿quién me puede orientar?

Compartir

¿Trabajas dentro de una empresa o eres emprendedora? Aunque parezcan mundos diferentes, comparten algo importante: el pago de impuestos. Por un lado, al unirte a una empresa, entras en un sistema donde cada acción tiene implicaciones financieras y legales, incluidos los impuestos.

Por otro lado, si decides emprender y ser tu propia jefa, también debes enfrentarte al pago de impuestos. La diferencia está en que, como empleada, tu empresa se encarga de retenerlos y pagarlos, mientras que como emprendedora, tú eres la responsable de cumplir con tus obligaciones fiscales en todo momento.

Pero ¿qué pasa cuando no cumples con estas obligaciones? Aquí te detallaremos las diferencias más relevantes en ambos escenarios.

SAT: quién es y cuál es su función

El Servicio de Administración Tributaria, comúnmente conocido como SAT, es el encargada de gestionar y supervisar el cumplimiento de las obligaciones fiscales en México. Sus responsabilidades abarcan una amplia gama de actividades, como la recaudación de impuestos, la vigilancia del cumplimiento de de las leyes fiscales, la emisión de normativas y regulaciones tributarias, así como la prestación de servicios de asesoría y orientación a los contribuyentes, es decir, a personas como tú. 

En síntesis, el SAT tiene como objetivo principal contribuir al desarrollo económico y social del país mediante la correcta administración de los recursos fiscales.

Pero ¿a dónde se va mi dinero?

Al contribuir con tus impuestos, estás respaldando una amplia variedad de servicios y programas gubernamentales dentro del país. Estos recursos se destinan a cubrir gastos relacionados con la educación, la salud, la seguridad pública, la infraestructura y el desarrollo social, entre otros aspectos. En definitiva, al pagar impuestos estás desempeñando un papel fundamental en el bienestar y progreso de nuestra sociedad mexicana.

Soy godín, ¿qué pasa si ignoro mis responsabilidades fiscales?

Una empresa tiene la responsabilidad de cumplir con sus obligaciones fiscales, lo que implica retener y remitir los impuestos de sus empleados. Si la empresa no cumple con estas obligaciones, enfrentará diversas consecuencias, tales como:

Recargos
Corresponde a un cargo adicional que se aplica sobre el monto de impuestos no pagados o pagados con retraso. Este recargo, que se utiliza como un incentivo para que los contribuyentes paguen sus impuestos a tiempo, suele ser un porcentaje del monto total adeudado, y que se acumula con el tiempo. Si aún así, los impuestos no son abonados, este recargo se convierte en una multa.

Multa
Esta es una sanción que se impone como resultado del incumplimiento de las leyes fiscales. Las multas suelen ser montos fijos o calculados en función de la gravedad de la infracción y pueden ser impuestas por las autoridades fiscales.

Ojo, aquí es importante que comprendas que las consecuencias directas recaen sobre la empresa para la cual trabajas. Sin embargo, esto cambia si no puedes respaldar o justificar adecuadamente tu relación laboral con la empresa.

Soy emprendedora, ¿qué pasa si ignoro mis responsabilidades fiscales?

Aquí la jugada cambia radicalmente, ya que la responsabilidad recae completamente en ti. Sin embargo, ten presente que todas las consecuencias son evitables.

Multas y sanciones
El SAT cuenta con la autoridad para imponer multas y sanciones en caso de no cumplir con tus obligaciones fiscales. Estas multas pueden tener un impacto significativo y aumentar con el tiempo si no las atiendes de manera adecuada. Por ejemplo, las multas por presentar declaraciones fiscales fuera del plazo pueden oscilar entre el 1% y el 75% del monto adeudado, dependiendo de la gravedad y la reincidencia del incumplimiento. 

Embargo de bienes
El SAT puede embargar tus bienes y activos si no cumples con tus responsabilidades fiscales, lo que podría afectar significativamente tus finanzas personales y la viabilidad de tu negocio, incluso si no cuentas con una oficina física. En este caso, podrían embargarte una variedad de activos, como cuentas bancarias, vehículos, sueldos o inversiones. 

Clausura de tu negocio
Incluso si no posees un local físico, el SAT puede ordenar la clausura de tu negocio en caso de graves incumplimientos fiscales. Esta medida implica la suspensión total de tus actividades comerciales y la prohibición de continuar con ellas. Es esencial comprender que esta acción drástica puede tener consecuencias devastadoras para la viabilidad de tu empresa.

Problemas legales
El no cumplir con tus obligaciones fiscales puede llevar a problemas legales costosos y prolongados, tales como litigios fiscales, en los cuales debes defender tus acciones ante los tribunales. Estos problemas legales pueden ser complicados y consumir recursos significativos en términos de tiempo, dinero y esfuerzo, lo que puede tener un impacto negativo en tu negocio y en tu situación personal.

Pérdida de confianza
El incumplimiento fiscal también puede dañar la reputación de tu negocio, afectando la confianza de tus clientes, proveedores y socios comerciales.

Dificultades financieras
Las multas y sanciones impuestas por el SAT pueden generar dificultades financieras significativas, afectando la capacidad de tu negocio para operar y crecer.

Investigaciones fiscales
El SAT también puede iniciar investigaciones fiscales para revisar tus registros contables, lo que podría resultar en auditorías prolongadas y costosas.

Pérdida de beneficios fiscales
El incumplimiento también puede llevarte a la pérdida de beneficios o exenciones que están disponibles para tu negocio si cumples con todas tus obligaciones. Estos beneficios pueden abarcar deducciones fiscales, créditos y otro tipo de incentivos que podrían contribuir a mejorar la rentabilidad de tu empresa.

Tengo dudas, ¿quién me puede orientar?

Si trabajas en una empresa y tienes alguna duda, te sugerimos que contactes al departamento administrativo o de RH, quienes estarán disponibles para orientarte y resolver tus inquietudes.

Como emprendedora, una de las mejores inversiones que puedes hacer desde el principio es confiar la gestión de temas que puedan volverse complicados o confusos a profesionales capacitados en el área. En este caso, para mantener tu cumplimiento fiscal en orden, podrías contemplar la posibilidad de contratar los servicios de una contadora o una firma de contabilidad especializada en asuntos fiscales.

Estos profesionales están preparados para ayudarte a cumplir con tus obligaciones fiscales, mantener tus registros financieros y gestionar eficientemente tu situación fiscal. Además, pueden ofrecerte asesoramiento personalizado sobre estrategias para optimizar tus impuestos y minimizar los riesgos de incumplimiento.

Lo que sí o sí te toca a ti es sacar tu e.firma, la cual facilita la realización de trámites en línea ante el SAT. Sí, puede sonar complicado, pero el proceso es más sencillo de lo que imaginas, especialmente si consultas nuestro artículo sobre cómo obtener tu e.firma.

Artículos que te pueden gustar

Lectura en: 4 min

7 consejos para mejorar tus finanzas personales

Autor:
Leer más
Lectura en: 6 min

Top 5 preguntas en google sobre Infonavit

Autor: Karen Luna
Leer más
Lectura en: 5 min

Influencers e impuestos, ¿qué dice el SAT?

Autor: Paola Quintal
Leer más
Lectura en: 3 min

Webinar: Impuestos para Godínez

Autor: Clara
Leer más