Violencia Económica

Lectura 6 min
Compartir

El concepto de violencia económica se define como:

“Toda acción u omisión del agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral”.

El reto con esta tipología de violencia es poder identificarla, cómo señalar una violencia que se disfraza de cuidado, que se esconde y justifica detrás de costumbres tradicionales o roles de género. 

La violencia económica no deja marcas físicas, sino heridas de angustia y desesperación. Aunque no se puede ver a simple vista, se puede reconocer en la mirada de las personas atrapadas en una relación de control, a quienes se les ha negado su autonomía financiera.

¿Cómo identificar este tipo de violencia?

La violencia económica se presenta con distintas facetas, entre las más comunes se encuentran: 

  • Restricción a la generación de dinero: El agresor evita que la persona trabaje o emprenda, de forma que no tenga acceso a ningún tipo de recurso económico. Frecuentemente al inicio de una relación, el agresor se ofrece a ser el principal proveedor e insiste en que la víctima deje su trabajo o pide su atención en casa para aislarla de la posibilidad de generar sus propios ingresos.
  • Invalidación financiera: Esta faceta es muy sútil, el agresor intentará invalidar tanto los conocimientos como los recursos que la otra persona aporta. Comentarios recurrentes como “Para que sigues en ese trabajo que no te paga casi nada”, “Tu solo eres buena para gastar, deja que yo administre” “Ni intentes entenderle a las inversiones eso es solo para personas de finanzas” “No necesitamos tu salario, con lo que yo tengo es suficiente” van creando una idea de que sólo el agresor es capaz de hacerse cargo del dinero.
  • Control sobre el patrimonio: A pesar de que una persona tenga sus propios recursos, el agresor tiene control absoluto sobre ellos. De esta forma sigue manteniendo una relación de autoridad sobre ella. Por ejemplo, le exige que entregue todo su salario, tiene acceso a todas sus cuentas bancarias y cualquier propiedad o activo se pone a nombre del agresor. 
  • Uso de crédito y deudas: El agresor fuerza a la persona a endeudarse o hace uso de su crédito sin su aprobación. Al dañar el historial crediticio de esta persona, el agresor está evitando que pueda sacar crédito para independizarse en un futuro. Además, está aprovechándose de los recursos de esta persona y obligándola a mantenerse ligado a él por una deuda en común. 

Estadísticas en México

Cualquier persona puede ser víctima de la violencia económica, sin embargo los estereotipos de género perpetrados por años, donde los hombres están “a cargo” de los recursos económicos y las mujeres “al cuidado” de la casa, ha puesto a las mujeres en particular en una situación vulnerable. 

De acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), realizado por el INEGI, a lo largo de la vida el 70.1% de las mujeres han experimentado al menos una situación de violencia psicológica, física, sexual, económica, patrimonial y/o discriminación. De ellas el 27.4% han sufrido algún tipo de violencia económica y/o patrimonial.

Estos mismos datos mencionan que en los últimos 12 meses, 18.4 % de las mujeres vivió violencia psicológica por parte de su pareja, 8.1 % experimentó violencia económica o patrimonial; 5.2 %, violencia física y 2.1 %, violencia sexual.

La brecha de género financiera es una de las causas que tiene esta violencia y que perpetúa la falta de resiliencia económica para las mujeres.

Consecuencias y prevención

La principal consecuencia de esta situación violenta es la imposibilidad de salir de una relación tóxica, la dependencia hacia el agresor y la falta de oportunidad para poder crear un patrimonio. 

Además de esta vulnerabilidad económica, las personas que viven este tipo de violencia pueden padecer consecuencias psicológicas graves como cuadros depresivos y/o ansiosos. 

“La violencia nunca anda sola y en donde encuentras un tipo siempre hay más ...ser superviviente de violencia económica conlleva secuelas importantes a nivel emocional que van desde el reforzamiento de conductas de codependencia por el sentido de insuficiencia o pobre autonomía que reiteradamente se activa en la víctima, hasta trastornos afectivos de tipo depresivos o ansiosos, con una regulación emocional poco eficiente, que pueden derivar en abuso a sustancias o conductas compulsivas poco saludables para las finanzas personales” explica la psiquiatra, Mariana Morales. 

La primera línea de defensa contra la violencia económica es poder identificar una situación potencial de violencia o control en la relación con el dinero. 

Una herramienta clave de prevención es la educación financiera, aprender a gestionar los recursos económicos, crear resiliencia financiera, poder planear y construir un patrimonio, permite que las personas puedan tener las herramientas para escapar de una situación potencialmente violenta en relación con el dinero. 

En Clara, como una plataforma con perspectiva de género, trabajamos para que las mujeres tomen las riendas de su dinero, que vivan y decidan en libertad con sus recursos y sobre todo se aseguren sus derechos económicos. 

Queremos que todas las mujeres vivan una relación plena con su dinero, donde no exista ningún tipo de violencia económica y/o patrimonial, para ello ponemos a tu disposición todas nuestras herramientas y también nuestra experiencia compartida.

Si estás pasando por una situación de violencia económica, queremos que sepas que estamos aquí para apoyarte. Con pequeños pasos, hasta donde te sientas cómoda, ya sea con un mail, con un curso, ya sea con una consultoría personal o con una conversación, recuerda que estamos para acompañarte. Te leemos y te escuchamos, siempre. 

Glosario

Violencia Económica

Toda acción u omisión del agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral.

Violencia patrimonial

Es cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima.

Perspectiva de género

Es una visión científica, analítica y política sobre las mujeres y los hombres. Se propone eliminar las causas de la opresión de género como la desigualdad, la injusticia y la jerarquización de las personas basada en el género. Promueve la igualdad entre los géneros a través de la equidad, el adelanto y el bienestar de las mujeres; contribuye a construir una sociedad en donde las mujeres y los hombres tengan el mismo valor, la igualdad de derechos y oportunidades para acceder a los recursos económicos y a la representación política y social en los ámbitos de toma de decisiones.

Artículos que te pueden gustar

Lectura en: 4 min

7 consejos para mejorar tus finanzas personales

Autor:
Leer más
Lectura en: 6 min

Top 5 preguntas en google sobre Infonavit

Autor: Karen Luna
Leer más
Lectura en: 5 min

Influencers e impuestos, ¿qué dice el SAT?

Autor: Paola Quintal
Leer más
Lectura en: 3 min

Webinar: Impuestos para Godínez

Autor: Clara
Leer más