Cómo evitar el FOMO financiero

Lectura 5 min

Digamos que estás revisando las redes sociales en tu camino al trabajo cuando notas que tu amiga acaba de subir una foto ultra relajada en una playa de Tulum. ¡WOW! ¿Cómo se debe sentir eso, estar pasando el mejor momento de tu vida y no estar encerrada en una oficina? Experimentas una explosión interna de envidia.

Todas hemos tratado de sentirnos parte de «Keeping’ up with the Kardashians» en algún momento de nuestras vidas, y con la presencia de las redes sociales en el mundo digital actual, podríamos sentirnos obligadas a gastar todo el dinero que tenemos en dirección de la aceptación social.

Indudablemente, escanear, dar me gusta y compartir en las redes sociales puede ser estimulante, pero la mayoría de las veces provoca una intensa crisis emocional de FOMO (Fear of missing out o miedo a perderse algo). Ejerce presión sobre tus finanzas y normalmente tiene un impacto negativo en tu bienestar financiero. Además, no olvides la tensión que ejerce sobre tu salud emocional.

La definición de FOMO

Cuando una persona se siente excluida de participar en algo agradable o emocionante, puede experimentar FOMO, o Miedo a perderse algo, un sentimiento de preocupación al quedarse fuera de una sensación de pertenencia en tu comunidad o grupo de amistad.

En estos días, redes sociales como Facebook, Instagram y TikTok se usan con frecuencia para manifestar una vida que excede a nuestra realidad.

El comportamiento de compra y la poca o nula distinción entre deseos y necesidades son ejemplos de cómo se manifiesta el FOMO. La percepción de que no eres miembro del grupo puede causar una respuesta de estrés porque las redes sociales son el principal salvavidas comunitario de muchas personas en estos días.

Ubers, Starbucks y comidas caras son solo algunos ejemplos de cosas que pueden acumularse rápidamente en tus gastos si no estás prestando atención o te estás excediendo para encajar con el estilo de vida de otras personas.

No es necesario renunciar al placer, a una buena cena o incluso al tiempo de calidad con amigos para evitar el gasto por FOMO. Solo recuerda vivir dentro de tus posibilidades y tratar de crear la sensación de «contenido digno para redes» sin derrochar toda tu quincena.

¿Cómo afecta tu situación financiera?

El «miedo a perderse algo» puede hacer que intentes mantener una forma de vida poco realista. Este sentimiento provoca que las personas gasten más dinero, rápidamente, y se sientan menos satisfechas.

Considera un escenario en el que tus compañeras de trabajo o amigas se van de vacaciones pero tú no puedes decidir si deberías acompañarlas.

Puedes estar viviendo el momento, sin preocupaciones y cargando todos tus gastos a tu tarjeta de crédito. A pesar de no pensarlo mucho, decides seguir adelante ya que no quieres perderte esa experiencia. A fin de cuentas, ya que, después de todo, YOLO (solo se vive una vez).

¿Será cierto que la posibilidad de perderse la diversión con tus amigos es peor que endeudarse?

Lo que necesitas aprender es cómo establecer prioridades financieras y hacer planes financieros por adelantado. La toma de decisiones consciente en el presente siempre conducirá a resultados positivos en el futuro.

Puedes quemar muy fácilmente el dinero que aún no tienes simplemente teniendo la mentalidad equivocada, además de caer en una situación que conduce a trampas gigantes de la deuda.

Pasos para evitar que el FOMO arruine tus finanzas

Desinstalar tus aplicaciones de redes sociales y tomar un descanso son dos soluciones rápidas para terminar con el escenario FOMO, pero también hay otras varias opciones menos radicales:

  1. Acércate a las redes sociales por lo que son

Ten en cuenta que una publicación en Instagram, por ejemplo, es un espectáculo y no una representación del mundo real. 

Es simplemente una representación de una parte de la vida. Una toma «sorprendente», entre cientos de tomas intentadas y fallidas, puede ser la imagen o el video que estás viendo.

Ver el valor real de lo que hizo que el artículo en cuestión fuera atractivo es una buena forma de controlar el FOMO cuando se trabaja con recursos limitados.

De esta manera, puedes dejar de luchar por la perfección en las imágenes o videos que quieres compartir. Incluso si es descuidado o vergonzoso, solo sé tú misma. Quién sabe, tal vez esto puede ayudarte a detener el bucle de ansiedad de FOMO de crear contenido para tus redes sociales haciendo que alguien comente tu foto con un «jaja» en lugar de «wow».

2. Participa en el desarrollo de la comunidad fuera de línea

Tu valor en una plataforma digital no puede ser determinado por la cantidad de seguidores o  peor de likes. Trabajar en el desarrollo de conexiones fuera de la web puede ayudarte a mejorar la felicidad y el ánimo en todas las facetas de tu vida diaria.

A fin de cuentas, pasar tiempo con amigos puede ayudarte a desestresarte y mejorar tu bienestar mental y físico. Además, puede ayudarte a tener el tipo de experiencias que vale la pena documentar y publicar.

3. Incluye gastos divertidos en tu presupuesto

¿Has sentido que cuando ves zapatos nuevos de moda en una publicación, estás tentada a hacer una compra rápida? ¿o cuando te cruzas en Instagram con alguien que viaja mucho inmediatamente te metes a checar vuelos?

Puede ser la oportunidad perfecta para hacer espacio en tu presupuesto para tus experiencias personales, ropa de moda o cualquier otra cosa que desees.

Toma pequeñas medidas al principio. Encontrar en dónde estás gastando tu dinero es una de las primeras etapas. Puedes utilizar calculadoras de presupuesto en línea efectivas y fáciles de usar.

La siguiente etapa es crear tu presupuesto. Puedes apoyarte con un planificador o con la ayuda de un coach financiero (Cof *Consulta Clara* Cof)

El presupuesto puede ayudarte a asignar fondos solo a las cosas que necesitas y deseas, en lugar de permitirte gastar dinero sin sentido y de manera espontánea. Puede ser más fácil lidiar con el FOMO si estás reservando dinero para algo que realmente necesitas.

4. Carga con una cantidad de efectivo presupuestada

Apóyate en tu presupuesto y ten a tu disposición una cantidad exacta para tu siguiente salida, así solo tendrás acceso a una cantidad de dinero limitada, lo que frenará tus hábitos de gasto. Ten cuidado con las tarjetas de crédito o débito, existe la posibilidad de que gastes impulsivamente dado que la tarjeta actúa como un conducto para el flujo de efectivo adicional, puede ser un desafío detener o restringir la transacción. 

Bonus tip: tomate 1 día para meditar si realmente no te quieres perder ese viaje, ese concierto o comprarte esa bolsa de moda o si es el FOMO hablando.

El FOMO financiero es real y peligroso, ¡no dejes que tome el control de tu dinero! Protege tus objetivos y tus metas pensando si realmente tus decisiones de compra te llevan a un bienestar o solo a una envidiable foto de Instagram. 

 

Fuentes
01
Jar

Artículos que te pueden gustar

Lectura en: 4 min

7 consejos para mejorar tus finanzas personales

Autor:
Leer más
Lectura en: 6 min

Top 5 preguntas en google sobre Infonavit

Autor: Karen Luna
Leer más
Lectura en: 5 min

Influencers e impuestos, ¿qué dice el SAT?

Autor: Paola Quintal
Leer más
Lectura en: 3 min

Webinar: Impuestos para Godínez

Autor: Clara
Leer más