Finanzas compartidas, ¿hasta qué punto?

Lectura 5 min
Compartir

El dinero es muchas cosas, pero romántico seguramente no es la primera descripción que te viene a la cabeza. A pesar de eso, suele llegar el momento en una relación en que las finanzas deben compartirse de una u otra forma. 

El asunto solía ser sencillo: si uno trabajaba, el otro no tenía nada que ver con el tema; si trabajaban los dos, metían todo a una sola cuenta y ya. Pero así como los modelos de familia cambian, nuestra forma de lidiar con el dinero tiene que hacerlo, independientemente del modelo que elijan, hay unas cuantas reglas que es recomendable seguir:

Sean justos

El mal manejo del dinero puede ser causa de separaciones y casi siempre es porque uno de los dos miembros de la pareja se siente incómodo con la forma en que se hizo. Es súper importante que el modelo que elijan permita a ambos disfrutar de lujos y diversión en la misma medida y, que cuando el objetivo sea ahorrar, ambos se comprometan al mismo nivel.

No se queden sin un backup

Lo que nuestras madres y abuelas, que frecuentemente no tenían ingresos propios, solían hacer, era tener un “guardadito”, también conocido como ese-dinero-secreto-que-no-le-decían-a-nuestro-abuelo-que-guardaban-y-que-usaban-para-sus-cosas.

La versión que recomiendo es un poco distinta, porque ambos van a tener claro que existe ese dinero y van a reconocer su importancia. La dependencia económica absoluta no es buena ni para nuestro bienestar psicológico ni en términos prácticos, así que les recomiendo mantener una cuenta separada además de una conjunta. Sean parte de un equipo pero no revuelvan lo que no hay por qué revolver.

Sean honestos, respetuosos y abiertos

Hablen, y hablen mucho. Saquen cuentas juntos. Estén al tanto de los gastos de la casa, de la mascota, de los niños y de las comidas fuera. Conozcan el estado de las cosas aún si no es bonito, porque esa es la única forma de hacer que eventualmente lo sea. 

Si necesitas un poco más de dinero para ropa, o para salir con tus amigos, o para tu café en la mañana, dilo claramente e invita a que tu pareja haga lo mismo. Si no se puede, discútanlo e intenten encontrar el momento en que se podrá. No siempre será fácil, pero el resultado los dejará mucho más tranquilos y con menos resentimiento.


Recuerda que en cursosclara.com puedes encontrar un curso en línea completo sobre finanzas en pareja, en este curso aprenderás cómo blindar tu relación de crisis monetarias y construir una intimidad financiera con tu significant other :) 

Artículos que te pueden gustar

Lectura en: 4 min

7 consejos para mejorar tus finanzas personales

Autor:
Leer más
Lectura en: 6 min

Top 5 preguntas en google sobre Infonavit

Autor: Karen Luna
Leer más
Lectura en: 5 min

Influencers e impuestos, ¿qué dice el SAT?

Autor: Paola Quintal
Leer más
Lectura en: 3 min

Webinar: Impuestos para Godínez

Autor: Clara
Leer más