10 pasos para enfrentar un despido

Lectura 3 min.

Es una tarde como cualquiera, está a punto de terminar tu día y de pronto tu jefe te pide una reunión poniendo en copia a RH.

Todos están muy serios, hablan sobre la situación de la empresa, la economía, la crisis financiera, pero lo único que tú escuchas es “estás despedida/o”. De pronto el mundo se pone de cabeza. Tal vez sientes enojo o tristeza, pero sobre todo te atormenta la pregunta… ahora qué hago.

Primeros días:

01.

Date permiso de sentir todo lo que tienes que sentir (se siente horrible, yo sé), hay mil y un razones por las cuales esto sucedió pero recuerda que tu valor no está ligado a un empleo. Acércate con amigos que hayan pasado por lo mismo, escucha sus historias sobre cómo transitaron por emociones y retos similares.

02.

Negocia tu liquidación/finiquito, cada empresa tiene prestaciones y cláusulas distintas, conocerlas es clave para asegurar tu próxima situación financiera. Revisa bien tu contrato de trabajo para saber si te corresponde una liquidación o un finiquito (esto también va a depender de la razón que te dieron del despido) aquí puedes encontrar más información.

En el modelo tradicional, por despido injustificado (o sea, que no tiene que ver con tu desempeño), te deben dar al menos 3 meses de tu sueldo, más las prestaciones generadas. Si el contrato es un esquema distinto (honorarios, outsourcing, otro), trata de negociar algún porcentaje que corresponda al tiempo que trabajaste en esa empresa. Bajo ninguna circunstancia firmes una “renuncia voluntaria” es ilegal que te quieran obligar a renunciar cuando ellos son los que decidieron despedirte.No tengas miedo de pedir asesoría a algún abogado o amigo que trabaje en recursos humanos.

03.

No apliques a cualquier trabajo, naturalmente tu primera reacción puede ser intentar conseguir otro trabajo de inmediato, pero al hacer esto corres el riesgo de tomar una decisión por las razones incorrectas. No te precipites.

A la semana:

04.

Analiza tu situación financiera, este es un paso clave. Revisa muy bien tu presupuesto, en caso que hayas recibido liquidación/finiquito haz un plan para que ese dinero te pueda durar el mayor tiempo posible. Este es momento de tomar decisiones, tal vez puedes conseguir un roomie para cubrir parte de la renta, cortar las suscripciones de servicios que no usas, vender algunas cosas que ya no necesitas, el objetivo es que tu ahorro dure lo más posible. Si tienes deuda, acércate con tu banco sin miedo, algunos créditos tienen seguro por desempleo y casi todas las financieras te pueden ofrecer opciones para congelar la deuda y hacer un plan de pagos.

05.

Actualiza tu CV, reflexiona sobre qué has aprendido desde la última vez que preparaste tu CV, agrega cursos, habilidades, logros. Puedes incluso diseñar distintas versiones, dependiendo del tipo de trabajo al que estés aplicando.

06.

Acepta a LinkedIn como tu nuevo mejor amigo, conecta con tus colegas de trabajos pasados, tus compañeros de universidad, tal vez encuentres algún maestro o mentor. Construye tu red de apoyo y comunica abiertamente que estás buscando una oportunidad profesional.

Al mes:

07.

Aprovecha tus conexiones, si tienes un amigo que ama su trabajo y habla maravillas de su empresa, pregunta sin pena dónde puedes aplicar, si admiras la carrera de alguien mándale tu CV y explica lo mucho que te gustaría aprender de su experiencia. Las oportunidades pueden estar donde menos te lo imaginas.

08.

Piensa en otras fuentes de ingreso, esta es la oportunidad perfecta para sacar a relucir tus habilidades y creatividad. Sabes escribir, cocinar, construir cosas, tejer, pintar, enseñar de un tema particular, cualquier talento se puede convertir en una fuente de ingreso. Aquí algunas ideas para empezar a salir del tradicional camino godín.

09.

Prepárate para las entrevistas de trabajo, investiga sobre la empresa y la vacante que estás aplicando, escribe algunas preguntas sobre las actividades, la cultura laboral o las responsabilidades del puesto, trata de responder “qué puedes aportar al equipo en esta posición”

10.

Sé paciente, entre más alta sea la posición de trabajo más raro será encontrarla en las ofertas. Si estás buscando un rango de madurez de mando medio o más arriba, probablemente tardes un poco más en encontrar exactamente lo que buscas. No te desesperes, el mercado laboral es muy competitivo y cambiante, mantente alerta por las oportunidades y ábrete a conocer nuevos caminos laborales. 

Recuerda que la vida no es una carrera lineal, más bien es una aventura llena de obstáculos y nunca sabemos qué nos está esperando a la vuelta del camino. Toma esto como una guía pero hazle caso a tu intuición, nadie tiene todas las respuestas. Ya verás que pronto todo vuelve a cambiar y este momento, como tantos otros, será un aprendizaje más en tu colección.

Fuentes
01
Girlboss / What to do after getting laid off?
02

Libro: El despido en México: Una visión práctica / María del Rosario Jiménez Moles & Héctor Arturo Mercado López

Glosario

Riesgo

Es la probabilidad de pérdida que se tiene sobre el rendimiento de una inversión.

Ej: Que la bolsa se caiga un 20%

Riesgo

Es la probabilidad de pérdida que se tiene sobre el rendimiento de una inversión.

Ej: Que la bolsa se caiga un 20%

Riesgo

Es la probabilidad de pérdida que se tiene sobre el rendimiento de una inversión.

Ej: Que la bolsa se caiga un 20%

Artículos que te pueden gustar

Lectura en: 4 min

7 consejos para mejorar tus finanzas personales

Autor:
Leer más
Lectura en: 6 min

Top 5 preguntas en google sobre Infonavit

Autor: Karen Luna
Leer más
Lectura en: 5 min

Influencers e impuestos, ¿qué dice el SAT?

Autor: Paola Quintal
Leer más
Lectura en: 3 min

Webinar: Impuestos para Godínez

Autor: Clara
Leer más